Este gran árbol de hoja perenne alcanza unos 23 metros de altura y tiene una madera dura y resistente de color rojizo. Las pequeñas flores de color blanco rosado producen un fruto comestible que tiene una cáscara marrón oxidada, es más bien esférico y mide unos 5-10 cm (2-4 pulgadas) de diámetro. La pulpa, de color naranja rojizo, tiene un sabor suave y dulce como el almizcle y una consistencia cremosa. Cada fruto contiene una semilla grande y brillante de color marrón.

Otras frutas latinoamericanas también se denominan sapotes. El zapote negro (Diospyros nigra), también conocido como fruta del pudín de chocolate, pertenece a la familia de las Ebenáceas y se encuentra en todo el Caribe y Centroamérica. El zapote blanco, o casimiroa (Casimiroa edulis), se encuentra desde México hasta Costa Rica y es de la familia de las rutáceas.

Existe una bebida fría tradicional llamada Tejate, que se remonta a la antigua historia de Mesoamérica y se elabora con granos de cacao, maíz, semillas del Mamey Sapote y Rosita de Cacao. Hace unos 4.000 años, esta bebida estaba probablemente reservada a los gobernantes aztecas, y a veces incluso se le llama la bebida de los dioses. La elaboración de esta bebida especial requiere mucho tiempo y esfuerzo. La receta tradicional y exacta es un secreto entre las mujeres de Oaxaca (México), aunque también se consigue en Honduras.