En la gastronomía hondureña, el banano o plátano es un alimento básico que puede ser aprovechado en  cualquiera de sus etapas de madurez, es decir hay recetas que se preparan con los plátanos verdes y otras que con plátanos bien maduros para darle más dulzura al plato.

En Honduras el cultivo del banano data del siglo XIX con la instalación de compañías extranjeras en el país que se dedicarían a la exportación de este rubro, llegando a dominar el mercado bananero en Centroamérica por muchos años. Actualmente la exportación de bananos sigue siendo una de las actividades económicas más importantes del país.

La gastronomía en Honduras ha recibido mucha influencia de las cocinas españolas, caribeña y africana pero también se utilizan ingredientes autóctonos al elaborar platos que representan la idiosincrasia del hondureño. Ejemplo de ello es el uso del plátano y del coco, dos ingredientes elementales en la dieta catracha que se fusionan en un maravilloso postre típico de estas tierras, el exquisito pan de plátano y coco.

Este delicioso manjar dulce es ideal para los desayunos, teniendo un sabor más dulce y una textura más cremosa que la del conocido pan de banano elaborado en otros países, quizás se deba a la incorporación del coco rallado a la preparación. Asimismo se estila añadirle nueces, almendras, pasas o chispas de chocolate para hacerlo aún más irresistible.

Es una tradición muy común en el pueblo hondureño disfrutar de este exquisito postre para las meriendas tanto de grandes como de chicos y si lo acompaña con una buena taza de café sabrá aún más fantástico.