En cada rincón de Honduras se pueden apreciar platillos que demuestran el esplendor de la cocina catracha, con platos llenos de sabor donde hay encontrará ingredientes prehispánicos y el uso de especias, el picante y las hierbas frescas que la convierten en una de las culturas gastronómicas más rica en la región.

En la cocina hondureña se utilizan el maíz y los mariscos como frecuentemente es observado en las cocinas centroamericanas de la costa atlántica caribeña, donde también se emplean carnes, pescados, frijoles, lácteos, verduras y frutas. Los ingredientes suelen ser simples y saludables, y encontrará sabores interesantes como el del chile y de las especias clave como la canela y el comino.

Entre los sabores que definen la cocina catracha podrá encontrar el tradicional chimole, que normalmente se sirve con las comidas o disfrutar de una refrescante bebida de semillas de jícaro una especie de atole dulce que se prepara con arroz molido y las semillas del árbol de jícaro. En los desayunos y almuerzos conseguirá los ingredientes básicos de la cocina latinoamericana, como carnes, aves, frijoles, tortillas, arroz, chorizos, chicharrones, huevos, tamales, verduras y frutas.

La comida típica hondureña es autóctona y diversa, donde se observa el predominio del maíz en sus platos junto con otros ingredientes propios de cada región que reflejan el sazón criollo. Las deliciosas tortillas de maíz acompañadas de rellenos compuestos de frijoles, huevos, carnes y plátanos fritos son solo uno de los tantos ejemplos de la mezcla de sabores que enriquecen la cocina catracha.