Entre algunas historias que explican el origen del plato por excelencia de Honduras, se encuentra el relato sobre Doña Teresa, una cocinera artesanal que en la década de 1960 estableció un negocio de tortillas en un lugar clave de la estación de trenes que movilizaba a decenas de trabajadores de la Standard Fruit Company, quienes antes de entrar a laborares, hacían una parada en el puesto de Doña Teresa. Cuentan, que la doña sufrió heridas de balas (se desconoce la razón), y debido a ese incidente, cualquiera que deseaba visitar su puesto, preguntaban dónde quedaba las tortillas de la “baleada”.

Este plato sufrió adaptaciones en su elaboración, con la llegado de las primeras compañías bananera hacia la región, en su mayoría, inversionistas de la India y Pakistán. Sus ejecutivos traían con ellos sus propios cocineros. Unas vez en contacto con las tortillas, los cocineros modificaron la receta para la preparación de la masa; en vez de agregar agua y mantequilla, modificaron agregando leche y margarina a la receta. Esta adaptación Asiatica ha permanecido hasta ahora en el paladar del pueblo hondureño.

Así, el origen histórico del verdadero origen de la Baleada seguirá siendo un misterio, cosa que no pondremos en duda, es la explosión de sabores. Ya sea que quieras probarla y enterarte de sus orígenes de boca de sus cocineras, te contamos que puedes visitar Honduras el tercer sábado del mes de junio, cuando se celebra el día Nacional de la Baleada… ¡Vamos juntos al festival de junio!