La gastronomía de los países centroamericanos es variada, gracias a que se conjugan los elementos prehispánicos, españoles, criollos y también los africanos, como es típico en la costa atlántica de Centroamérica.

La gastronomía hondureña y la salvadoreña están muy relacionadas, debido a que ambas tienen el mismo origen histórico y cultural, excluyendo la zona de la costa atlántica de Honduras, que tiene una gran influencia africana.

En la cocina tradicional hondureña, debido a sus raíces precolombinas, predomina el empleo del maíz, los frijoles, la papaya, ayote, mandioca; pero también la influencia de la gastronomía española está presente con frutas, vegetales y los diferentes animales de corral. Como consecuencia, contamos con una cocina hondureña que nos ofrece exquisitos platillos, que pueden satisfacer a los más exigentes paladares.

La cocina hondureña también ofrece platillos un poco exóticos, como un ceviche de curiles, que son conchas negras sacadas del golfo Fonseca en el mar Pacífico; vienen en su tinta y se comen frescas. También se presentan en un rico ceviche.

No se puede olvidar la chandinga, es un exquisito platillo elaborado con una mezcla de hígado, corazón, riñón y bofe del cerdo, todo picado en trocitos.

Los huevos de tortuga son cremosos y se sirven condimentándolos con un poquito de salsa inglesa, limón y sal.

Tal vez les suene un poco repugnante, pero los ojos de vaca son bien aceptados por muchas personas. Con un poquito de esfuerzo podrás tragarlo cerrando tus ojos. Por último, un ceviche elaborado con lengua de vaca, que es una carne suave y resulta agradable al paladar.