Hace por lo menos dos siglos los garífunas llegaron a las costas de Honduras y transmitieron su cultura a la población, entre esas costumbres las recetas como el guiffity, que era la bebida que preparaban sus ancestros. El guiffity se preparaba originalmente en una botella donde se vertía agua hervida, las raíces de “palo de hombre”, pimienta, la manzanilla, los clavos de olor y las demás especies para tratar diversos males.
 
Aunque se ha tratado de copiar la receta de los Garífunas no ha sido posible, la receta original la guardan como un secreto cultural. Se cree que puede tener coca o marihuana, eso explicaría sus propiedades energizantes, pero hasta la fecha se desconoce todo el contenido de esta bebida cultural. Esta bebida surge por la ausencia de médicos y la comunidad se vio en la necesidad de buscar una solución para tratar los males de salud de sus habitantes. 
 
Para los Garífunas la bebida guiffity tiene propiedades curativas y esa creencia fue transmitida al resto de la población hondureña. El uso ha sido variado, desde atender una fiebre, disminuir los dolores menstruales y musculares. La comunidad Garífunas le atribuye al guiffity la longevidad de sus miembros, además de su buena salud y aclaran que el consumo de esta bebida es con fines medicinales se puede tomar para embriagarse, la medida que recomiendan es tres tragos pequeños diarios. Hoy en día se sigue tomando como bebida medicinal y es un referente cultural de Honduras